martes, 10 de mayo de 2011

The company men

The company men (2010) de John Wells es una película de factura correcta, que se deja ver bien, que cuenta con estupendos actores y que, en contraste con Los lunes al sol de Fernando León de Araona, deja en evidencia al cine español, pese a no ser precisamente un trabajo brillante.

Este film nos cuenta la historia de varias personas que son despedidas de la misma empresa. Afronta ciertamente el problema del paro en un contexto de crisis económica, pero no solamente, el funcionamiento de la economía está también en el objetivo de la cámara. Y no lo hace de forma pesimista, bajo unos parámetros deterministas en los que los desempleados fueran simples víctimas pasivas del malvado sistema frente al cual lo único que cupiera fuera su destrucción o la sumisión. La cinta da unas pinceladas que subrayan elementos a potenciar.

Centrémonos en algunas. La familia, en sentido amplio y nuclear, aparece como un factor fundamental en la constitución de la sociedad y en la configuración y solidez de los individuos. Y en la familia destaca lo estrictamente matrimonial. Los individuos, pese a la importancia que tienen en la película, no parece que sean la célula de la sociedad, sino que lo es la familia. Y es que las personas individuales sin ella están sumamente indefensas y fácilmente quedan perdidas y con grave peligro de dilución en la masa.

El libre mercado no es puesto en cuestión. Tampoco el que tenga que estar regulado por unas leyes. Pero esto no es suficiente. Se precisa que haya moral y aquí tienen un papel fundamental las personas concretas, pues son ellas las que toman decisiones, las que ejercen su libertad, las que toman opciones morales o inmorales; y estas definen cómo sean los empleados y los empresarios.

Pero las personas individuales además han de actuar conjuntadamente, no de manera individualista, aunque sus decisiones sean individuales. Y esto indica que, además de la moralidad de las decisiones, es necesaria la inteligencia en la configuración de proyectos, el valor, la generosidad, etc. ¿Será preciso volver a hablar de virtudes?

Desde luego, todo esto no puede ser regulado por el Estado ni puede ser fruto de campañas publicitarias gubernamentalmente orquestadas; no parece que la ingeniería social sea la solución. La gran cuestión es si en un mundo "puramente" secular, sin Dios, es decir, sin el bien absoluto que trasciende toda circunstancia y condición y que da sentido a la moral, liberándola de todo relativismo y no dejándola abandonada al mero voluntarismo humano, sea posible.

Acaso ésta sea la gran carencia de la película. Pero, en cualquier caso y pese a que hubiera sido de desear mayor calidad artística y dramática, el espectador sale con la convicción de que el hombre gusta de adherir el bien moral, aunque con frecuencia no lo haga, y de que siempre hay motivos para esperar. ¿Sería esto posible si estuviéramos condenados al encierro de la inmanencia?

4 comentarios:

Mrswells dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angelo dijo...

Comparto su crítica de la película.
Abrazos

Mrswells dijo...

EN MI BLOG HE PUBLICADO UN DIBUJITO SOBRE ESTO, es muy dificil de explicar desde dentro aunque se puedan ver los efctos de los males que afectan a las familias, a las personas. Y si, yo si que creo que hay que volver a hablar de las virtudes, por eso nombrar a la Virgen Maria o a San Jose, y la belleza de las virtudes de la Sagrada familia (que ademas eran valoradas/defendidas en su sociedad por el pueblo de Dios), el video no era de broma, espero no haber sido malinterpretada..pero quiza expresado asi sea mejor, mas reverente sin duda, mil perdones si cai en irreverencia
Encuentro libros como los de Maria Valtorta que describen la vida privada de la Sagrada Familia, muy utiles..
Yo no he visto la pelicula 'company Men' pero parece que toca los puntos clave

nerea dijo...

Me hace recordar aquella hermosa y magistral película, para mi insuperable se llama:
Tocando el viento… con actores estupendos, una gran película, insuperable, aún no he visto la que comenta Don Alfonso, pero el recuerdo de la elegancia de esta película no tiene comparación en el momento.
Envío el enlace, aún no he conseguido tenerla, me gustaría volverla a verla sin duda.

http://www.youtube.com/watch?v=9JiyJ2w3G0k