domingo, 22 de enero de 2012

La vía del guerrero (RB Pról. 22-34) - III


Tras la pregunta y como parte integrante de ella, está la escucha. Sólo pregunta de verdad quien busca respuesta, por ello, siempre está envuelta en el silencio del que está dispuesto a recibir una palabra, a acogerla. Las respuestas humanas están siempre abiertas a nuestro juicio sobre su bondad o maldad, adecuación o inadecuación, pero cuando uno le pregunta a Dios, la expectativa no lo es hacia una palabra que luego se juzgará, sino a una que se acogerá para ser obedecida.

No se trata de la espera en que esté una obediencia ciega. El conocimiento de que es a Dios a quien se escucha da una lucidez lejana a cualquier invidencia, a cualquier irresponsabilidad. Pero esta abertura de fe a la palabra divina no está exenta de discernimiento, pues siempre se nos da en mediación; por muy directa que sea la comunicación, uno mismo siempre será mediación en su conocimiento. Incluso lo claro necesita ser conocido como claro. La misma Sagrada Escritura, frente a cualquier fundamentalismo, al ser verdadera palabra humana y no sólo divina, ha de ser interpretada. Pero además la escucha ha de ir siendo purificada de todo aquello que pueda deformarla, de todo afecto desordenado en el oyente que distorsione la escucha.

El maestro auténtico sabe que es sólo una mediación. Por ello, habrá de ser sumamente respetuoso. No sólo habrá de alejarse de cualquier tentación de abusar de su posición, sino que también se apartará para que haya un verdadero encuentro entre el discípulo y el Señor. Son muy esclarecedoras las palabras de S. Benito: «Tras esta pregunta, hermanos, escuchemos al Señor que nos responde y muestra el camino de su tabernáculo».

El maestro-padre no deja de ser un discípulo. En la palabra que entrega, él mismo es también oyente, porque el camino al que invita es el mismo que él tiene que recorrer, por mucha experiencia que en él ya tenga.

4 comentarios:

una madre agradecida dijo...

"esta abertura de fe a la palabra divina no está exenta de discernimiento, pues siempre se nos da en mediación; por muy directa que sea la comunicación, uno mismo siempre será mediación en su conocimiento. Incluso lo claro necesita ser conocido como claro."

"Este párrafo de su entrada es la respuesta a mis oraciones. Ayer me hicieron una consulta y hoy encuentro aquí la respuesta".
Gracias a Dios que me contesta a través de usted.

Mrswells dijo...

Muchas gracias, muy esclarecedor, cada uno de los discipulos tiene su camino que es respetado, supongo que algunos sern mas directos y otros con mas curvas. Confiemos en Dios

Anónimo dijo...

¡Hola ¡ Quería agradecer la homilía del domingo.
También quería saludar ayer fue San Idelfonso, el que le regalo la casulla la Virgen Santa por defender su virginidad, no se si era su santo, pero va mi saludo.
Y hoy San Francisco de Sales patrón de los periodistas de los comunicadores, el del Tratado del amor de Dios, también el titular de Glosas Marginales es comunicador, va otro saludo.
Bueno ya está bien de saludos y a empezar el día en La vía del guerrero.
Nerea.

Alfonso Gª. Nuño dijo...

Gracias.