domingo, 24 de octubre de 2010

Antífona de comunión TO-XXX.2 / Efesios 5,2


Cristo nos amó y se entregó por nosotros como oblación de suave olor (Ef 5,2).
En la Antigua Alianza, había muchos tipos de sacrificios que además se reiteraban. En la Nueva, solamente hay uno realizado de una vez para siempre. La Eucaristía es sacrificio porque es memorial del único. Por ser memorial, no es simple recuerdo o simbolismo, sino que es actualización –re-presentación, hace de nuevo presente– y ofrenda sacramental de él.

Es un sacrificio perfecto, pues no se tiene que repetir, ha tenido lugar una sola vez para siempre. Y también porque auna todo lo que los otros anunciaban fragmentariamente realizándolo con perfección divina.

El libro del Levítico (1-7) nos habla de aquellos sacrificios. Unos eran los de "aroma agradable", es a lo que se refiere al final esta antífona; eran los que tenían por finalidad la alabanza a Dios, testimoniar la adhesión a Él y significar la piedad sincera de los fieles. La Eucaristía es sacrificio de suave olor, pues ese es el culto agradable al Padre. Frente a estos estaban los sacrificios por los pecados y de reparación; el sacrificio eucarístico es, sin dejar de ser culto al Padre, entrega amorosa por nuestra salvación.

Además estaban los sacrificios cruentos, en los que moría la víctima; en nuestro caso, ya no es un becerro, sino que esa víctima es Cristo que, como sacerdote, se ofreció a sí mismo en la Cruz. Y, junto a esos, los incruentos, las ofrendas vegetales; la Eucaristía es el mismo sacrificio de la Cruz ofrecido incruentamente.

Según cuál fuera el destino de lo ofrecido, también había diferentes sacrificios. En el holocausto, todo era para Dios y, al ser consumido todo, nada podía ser ni para los sacerdotes ni para los fieles. En el sacrificio eucarístico, Cristo se ofrece totalmente al Padre, pero también se da totalmente a los fieles, no una sola parte; por eso es también sacrificio de comunión.

Participamos, en la comunión, en el banquete pascual del memorial del único y eterno sacrificio.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

me contaron una vez cuando iba peregrinando por Italia que en el pueblo donde estábamos aquella noche - no recuerdo el nombre sólo que estaba en el Tirol y que llegamos a las Tres de la mañana sin haber apenas comidi ....¡ los últimos 6 Km. eran puerto - hacia arriba delos Alpes, de montaña.!y sin embargo fue tan bonita aquella noche entre goors de brujas , pues eso parecen los Alpes de noche por lo altos que son. Bueno en el pueblo donde dormimos un Conde medieval rico pecador público y presuntuoso se presentó en la Iglesia el domingo y quiso comulgar sin confesar , obligó bajo amenazas al sacerdote a darle la comunión y este aceptó . Entonces se abrió el suelo - hoy en día te enseñan el agujero cerca del altar- y se comía la tierra a este conde hasta que el sacerdote de tiró al hoyo a salvarlo y este gesto causó tal impacto en el conde que al instante se convirtió , confesándose y proclamando a los cuatro vientos que Jesús estaba presente en la comunión , dicen que se dedicó a hacer penitencia el resto de sus días .
Ni que decir tiene que todos los peregrinos al ir tomar la comunión temimos lo mismo interiormente - es decir , que todos pensamos que como a aquel hombre , a nosotros nos tragaría la tierra delante de todos , pues nadie es digno de que Jesús entre en su casa ..... pero no nos pasó a ninguno .... soltamos todos un suspiro de alivio al retirarnos del altar algo cómico -trágico. pufff.
También nos dijeron que cierto hotel de 5 estrellas había sido un convento que albergaba , en el medievo peregrinos que caminaban como nosotros hacia Roma , y al enterarse la señora dueña del hotel de que íbamos andando desde Aquisgrán a Roma ,nos hizo entrar en su hotel lujosísimo y pasear por el claustro y los pasillos , las celdas seguían teniendo alabanzas escritas sobre las puertas . Nos invitó a comer ¡ escalope milanesa a todos y los clientes del hotel alucinaron como si viesen en nosotros fantasmas por lo mal vestidos que íbamos despues de mes y medio de andar y dormir por el suelo.
También nos contaron que en el siguiente pueblo un sacerdote no creía , pero quería creer en la presencia de Jesús en la Eucaristía y al elevar un día la forma sus manos se llenaron de sangre que corría por sus muñecas y por sus brazos pero no manchaba el altar ni las ropas del sacerdote , la verdad es que aquella tierra llena de milagros era además naturalmente preciosa en paisajes y arroyuelos.

Mónica dijo...

en un pueblo italiano al pie de las montañas vivía un conde malvado y presuntuoso , pecador y soberbio .
Un día se acercó a comulgar exigiendo de forma irreverente la Comunión al sacerdote. Este , aún con dudas se la dió y la tierra se abrió bajo los pies del conde y se lo tragaba .
entonces el sacerdote viendo que el conde pedía socorro a gritos se lanzó sin pensarlo al fondo a las entrañas de la tierra a rescatarlo . Y lo logró .
Desde aquel día el conde se convirtió y cedió todos sus bienes a los pobres dedicándose él a retirarse a un monasterio para el resto de sus días .

Mónica dijo...

Yago (6 años) fue a recibir su Primera Comunión (1915) y el sacerdote viendo la pobreza de su vestimenta se la negó pues su ropa era pobre y muy sucia y rota " manifiestaba falta de respeto al Señor" este niño lloró y se dijo a sí mismo, "nunca más volveré a pisar una Iglesia " y así fue , Pasó el tiempo y el niño se hizo hombre y el hombre envejeció , su rostro lleno de arrugas y su cuerpo ya no eran "nuevos" como cuando era niño, ni su alma tampoco .UN día pasaba por allí un sacerdote joven que..... humildemente le dijo "Deo te benedica" Su ropa antes negra se había tornado roja por efecto del sol sobre los tejidos baratos...tenía el color del hierro fundido ..... su rostro estaba quemado agrietados sus labios ...sus dientes eran grises y no llevaba sombrero. "sus pantalones están muy arrugados y son ridículamente grandes y sucios , llenos de barro " pensó el viejo.... entonces recordó el episodio de su infancia (y lloró) Sin pensarlo dos veces invitó al grupo (el sacerdote llevaba jóvenes de peregrinación) a hospedarse en su casa Entonces, el padre , pidió enseguida un lugar silencioso donde celebrar la Eucaristía y el anciano indicó su comedor. Cuando todo estaba preparado el sacerdote invitó amablemente al viejo a la celebración y este le confesó que jamás había hecho su Primera Comunión.... al decirlo su rostro palideció y sus ojos llenos de lágrimas de dolor decían al clérigo lo que en palabras oyó ¡"Jesús me en mi casa !- ¿en mi comedor?- , Sí - ¿quiere venir a verme ahora que soy mayor y soy rico mis ropas son nuevas.... ? y entre sollozos todo contaba sacándoles el pan , el vino apropiado , barriendo y limpiando fregando a toda prisa , disponiendo un mantel nuevo y flores recién cortadas ...y una ducha para el cura con colonia de lavanda y mil cosas más sin olvidar el catecismo de su infancia que secretamente guardaba entre su ropa limpia y planchada en el cajón .... se propuso ir a la Iglesia esa misma tarde y hablar con el nuevo párroco para hacer la catequesis de adultos de Primera Comunión

Anónimo dijo...

.UN día pasaba por allí un sacerdote joven que..... humildemente le dijo "Deo te benedica" Su ropa antes negra se había tornado roja por efecto del sol sobre los tejidos baratos...tenía el color del hierro fundido ..... su rostro estaba quemado agrietados sus labios ...sus dientes eran grises y no llevaba sombrero. "sus pantalones están muy arrugados y son ridículamente grandes y sucios , llenos de barro " pensó el viejo.... entonces recordó el episodio de su infancia (y lloró) Sin pensarlo dos veces invitó al grupo (el sacerdote llevaba jóvenes de peregrinación) a hospedarse en su casa Entonces, el padre , pidió enseguida un lugar silencioso donde celebrar la Eucaristía y el anciano indicó su comedor. Cuando todo estaba preparado el sacerdote invitó amablemente al viejo a la celebración y este le confesó que jamás había hecho su Primera Comunión.... al decirlo su rostro palideció y sus ojos llenos de lágrimas de dolor decían al clérigo lo que en palabras oyó ¡"Jesús me en mi casa !- ¿en mi comedor?- , Sí - ¿quiere venir a verme ahora que soy mayor y soy rico mis ropas son nuevas.... ? y entre sollozos todo contaba sacándoles el pan , el vino apropiado , barriendo y limpiando fregando a toda prisa , disponiendo un mantel nuevo y flores recién cortadas ...y una ducha para el cura con colonia de lavanda y mil cosas más sin olvidar el catecismo de su infancia que secretamente guardaba entre su ropa limpia y planchada en el cajón .... se propuso ir a la Iglesia esa misma tarde y hablar con el nuevo párroco para hacer la catequesis de adultos de Primera Comunión

zaqueo dijo...

En la Eucaristía puedo ofrecer a Dios Padre el sacrificio de su Hijo, en el Espíritu Santo. Sacrificio agradable, único digno de Dios.
Ser capaz de poder dar a Dios lo único digno de Él!!! Es para volverse loco, tener a diario semejante tesoro al lado de casa.

Me lo regalan sin haber hecho nada para merecerlo. No salgo de mi asombro.
¿qué es el hombre para que te acuerdes de él?

Alfonso Gª. Nuño dijo...

Qué historias eucarísticas más bonitas.

Mónica dijo...

sí son muy bonitas pero del dicho al hecho hay un trecho ... desde que un sacerdote me dijo que lo del pelícano era "una leyenda urbana", vaya que el animal no se abre en canal para alimentar a sus crías ..... .es como si te dicen que los padres son los reyes ..... cuando se lo dijeron a Felipe de Borbón ..... el pobre no entendió de la misa la media ,

Mónica dijo...

hablando de la Comunión hace algún tiempo el periódico EL País denunciaba que en las residencias llevadas por religiosos- decían San Juan de Dios- , estos "obligaban a comulgar " a los enfermos terminales en coma . Algo tan absurdo y tan mal intencionado como lo que lees creo que merece la mencionarlo porque como Jesús murió torturado, no había hecho ningún mal a nadie ... como los hermanos de San Juan de Dios .... deberían tener una Plaza como la de la foto, en su lugar hay "intelectuales" que conociendo su inocencia y justo por ella, por ser inocentes, se atreven a acusarles y juzgarles públicamente como a Jesús , un Juicio al inocente sabiendo que es inocente , por envidia porque no ha hecho mal a nadie y a todos hace el bien - Puedo buscar este artículo que no tenía desperdicio y que por supuesto acababa elogiando una ley sobre la eutanasía que obligue a los médicos a matar , por si no me explico con suficiente claridad, lo que resulta evidente es que un enfermo en coma si recibe la sagrada Comiunión l .. esto es , si es que ha sido así , que no me lo creo , pues quien nunca dice Verdad no puede mentir a nadie porque se crea el absurdo , . La Eucaristía es Pan de Vida, la eutanasia dulce muerte y a juzgar por los especímenes q la defienden con tanta vehemencia de dulce nada
En fín apostaría el cuello a que el señor que escribió el artículo acaba solicitando plaza de anciano con los hermanos de San Juan de Dios , por la cuenta que le trae y seguro que le aceptan

Mónica dijo...

ESPEREMOS CONTRA TODA ESPERANZA que aquel niño de 6 años no dejase todo en un propósito y de verdad viviese el encuentro con Jesús
fue bonito ver como un anciano interpretaba q Jesús se las había arreglado para ir a visitarlo , cómo sentía aquel viejo que Jesús no le había abandonado como él mismo se cría hasta el momento en que le sucedió la historia q narro.
Los milagros son así , un viejo q no creía y de pronto tiene la absoluta certeza de la presencia de Jesús en su casa.... yo creo q se convirtió y convirtió al joven sacerdote un poco más si cabe

Alfonso Gª. Nuño dijo...

Así es, la acción de Dios en los demás nos convierte.
Sé una historia, también real. Un sacerdote había pedido ese don tan preciado por los antiguos monjes, las lágrimas. Un día, se le acercó al confesionario un penitente. Era como si estuviera escuchando al publicano en el templo. Y fue estar ante aquella compunción la que le trajo el regalo del cielo: las lagrimas.
S. Ignacio, cuando habla de la consolación espiritual, las enumera y, entre ellas dice: "quando lanza lágrimas motivas a amor de su Señor, agora sea por el dolor de sus peccados, o de la passión de Christo nuestro Señor, o de otras cosas derechamente ordenadas en su servicio y alabanza".