domingo, 3 de abril de 2011

Antífona de comunión CD-IV.1 / Cf. Jn 9,11

El Señor me untó los ojos, fui, me lavé y empecé a ver y a creer en Dios (cf. Jn 9,11).
Del Señor es siempre la iniciativa, es Él quien da el primer paso, a nosotros corresponde secundarlo. En nuestra conversión, también fue Él el primero; nuestro bautismo es fruto de su elección. ¿Y por qué? ¿Qué había en nosotros que lo moviera a elegirnos? Hasta en esto Él se adelanta, no había nada que en mí lo moviera, nuestro único mérito es que nos amó.

A comulgar son llamados los elegidos sin mérito propio. Los elegidos son los recreados en el bautismo. En el Génesis, la imagen del barro moldeado es empleada para hablarnos del acto por el que Dios crea al hombre. En el pasaje en que se inspira esta antífona, Jesús hace barro con su saliva y, al ciego de nacimiento, le unta los ojos con dicho barro. Tras el pecado, el hombre queda ciego para ver, para percibir, el amor de Dios en todas las cosas. El bautismo, en el que se nos dona la virtud de la fe, somos recreados, en las aguas del bautismo somos hechos una criatura nueva; por la acción del Espíritu, participamos en la muerte y resurrección de Cristo.

La fe es capacitación para el conocimiento de las cosas divinas. El que no podía percibir ahora, recreado, ve, oye, toca, huele, saborea,... de forma nueva. No es que las cosas tengan colores u olores distintos, es que por la fe podemos percibir más allá de la mera realidad; ahora se abre ante nosotros el mundo como horizonte del misterio divino, quedamos en posición de poder abrirnos a la auto-comunicación divina.

Percibir para creer. El momento de la comunión es un momento muy sensorial, bajo las especies de pan y vino, bajo unas apariencias de texturas, olores, sabores, colores, etc., en un aquí y ahora se nos da Cristo. Y percibido en fe, el misterio nos invita a creer en él, que lo que parece pan es el Cuerpo de Cristo, que lo que parece vino es la Sangre de Cristo.

Y creer, decir amén, para comulgar.

[Aquí tenéis un comentario a la antífona de entrada de este domingo]

1 comentario:

Mrswells dijo...

Me gustaria poder comentar algo a tus escritos pero es que normalmente dejan sin palabras...pero con mucha esperanza y agradecimiento de lo que Dios nos da