viernes, 26 de febrero de 2010

Monje seglar

Ahí
entre las gentes lo lleva
el olor de otros perfumes,
de muralla callada,
a una celda de quietud.
Todo en oración cenobio
forma de luz transparente.
Rojo y verde se suceden,
con el centro sin temor,
¿dóde está la violencia?
Su mirar es compasión .

2 comentarios:

Rocky Marciano dijo...

Celda de vidrio y metal
lo protege y lo traslada,
ora veloz, ya pausada,
entre esmeralda y coral.

Atento, gentil auriga,
meditando la gobierna.
Surca la vía fraterna
desgranado su cantiga.

carla dijo...

Misterioso poema.