domingo, 25 de abril de 2010

Alicia en el País de las Maravillas

Alicia en el País de las Maravillas (Alice in Wonderland, 2010) de Tim Burton no es ni mucho menos lo que, por el imaginario de otras películas, pueda esperar el espectador medio, aunque, eso sí, responde al quehacer del director. Lo cual comporta, entre otras cosas, que es un trabajo técnicamente bien hecho. Pero las obras de cualquier arte, además de los aspectos formales, tienen también un contenido. Centrémonos someramente en ello.

¿Es fiel a la obra de Lewis Carroll? Ésta podría ser una pregunta a resolver. No me parece la más determinante, pues el espectador no tiene por qué haberla leído. Con independencia de ello, la película es un micro-universo de sentido que dice algo. Dejemos, por tanto, esto. No obstante señalemos que uno de los elementos de la obra del clérigo anglicano que combina, no con demasiada fortuna, con Alicia y tiene un papel importante es el poema Jabberwocky. En él, se dice: "He took his vorpal sword in hand". Vamos que quien blande la espada contra el monstruo que da nombre a los versos es él, es decir, un paladín.

La película nos presenta a una Alicia, ya mayorcita y convertida en un símbolo precoz de feminismo, que se tiene que enfrentar a una proposición de matrimonio de conveniencia. La bajada al mundo subterráneo, al de las maravillas, da lugar para reflexionar sobre la realidad de los entes de ficción o la ficción de los entes reales; pero, sobre todo, tiene, a mi parecer, un significado freudiano. La chica se enfrenta a sus monstruos, que son los de toda una cultura a la que hay que dar la vuelta, y, convertida de hembra sumisa en campeón con armadura –esto creo que hará las delicias de las aídos–, decapita al malo. Homeopáticamente bebe de la sangre del monstruo vencido, lo que le permite volver al mundo de la superficie, aunque hubiera podido elegir permanecer en el inframundo. De vuelta, es ya capaz de decir que no a un mundo y a una sociedad asaz reduccionistamente dibujada y lanzarse, cual intrépida (¿0 intrépido?) comerciante a la conquista de China.

Este parece nuestro futuro. Una vez psicoanáliticamente sanados, podemos superar una cultura del pasado y enfrentar un comercial futuro en el que las mujeres puedan vivir varonilmente. Por cierto, fijaros en la reina blanca y ya me comentaréis si está o no en ella, pese a ser teóricamente buena, ridiculizada la moral que decide no matar.

Si la veis en DVD, haced la prueba de verla sin la parte inicial y final del mundo de la superficie. Seguramente ganará, pues son esos trozos los que le dan una determinada significación. Con otro contexto, puede ser aceptable.

4 comentarios:

mrswells dijo...

La verdad es que de un tiempo a esta parte no entiendo nada ni de post ni de comentarios. Todo es chino, pero me han surgido preguntas:

Si alguien pide a gritos un director espiritual, podria usted ofrecerse? o se lo tienen que asignar.

Y para el necesitado/interesado/a guerrero/a: Como se encuentra un director espiritual? se ofrece el? o hay que preguntar..donde? a quien?

Puede ser que en el bloggeo este que hacemos haya una forma de direccion ?

la pelicula no la he visto porque me parece fantasmagorica y yo ya veo demasiado fantasma en la vida real. Lo que dice de la reina blanca ocurre a todos los niveles.
En cuanto a lo que dices de technicismos podria ser denasiado perfeccionista en esto, prefiero una peli cutre con menos efectos, menos limpita y con mas contenido.

Y..por ultimo: habeis visto como soy capaz de juzgar una pelicula que ni siquiera he visto??.es la pera. Una mera intuicion y la suelto aqui.No se si merece la pena mi comentario al respecto, disculpas si es el caso.

Alfonso Gª. Nuño dijo...

Mrs. Wells, me limito a publicarte el comentario. Ando ahora pillado de tiempo. Tus preguntas son muy jugosas. Contestaré a ellas en una entrada cuando saque un ratillo entre lío y lío.

Anónimo dijo...

Mrs.Well. vuestro comentario me hace reir por la espontaneidad conque lo suelta.
¡Ojo! para el Director espitual:

1.- Ponerse en oración perseverante
2.- Estar atenta y alerta, esto es con las antenas bien puestas.
3.- Si se tarda, pedir a Nuestra Señora,el encuentro que adelante la hora.
Vale la pena perseverar
La Perseverancia (1-6) Sermones Cura Ars "San Juan Bautista María Vianney

mrswells dijo...

perdon si he dicho alguna inconveniencia