miércoles, 28 de abril de 2010

Una ecuación con tres incógnitas


[Una entrada del blog Siete en familia dio lugar a que hiciera un comentario que luego publiqué como entrada, lo que trajo una serie de preguntas nada inconvenientes de Mrs. Wells que trato de contestar]

Parafraseando a V. E. Frankl, diría que estamos ante una ecuación de tres incógnitas; una de ellas es Dios, la otra la persona digamos discente (x) y la otra la docente (y). La mayor incógnita es Dios, pues pese a no ser voluble, sino siempre fiel a sí mismo, es misterio absolutamente libre; cómo quiera actuar y lo haga es siempre para nosotros sorprendentemente maravilloso e inmensamente desbordante para cualquier comprensión.

Al tener tres en juego, nos encontramos también con una gran variedad de lenguajes. Dios le dice algo a x, que habla con y, el cual le contesta, lo que lleva a x a decir a Dios; pero y, a su vez, también habla con Dios. El decir puede ser muy variado, por hechos y palabras. En el caso de Dios, están también las mociones espirituales, que pueden ser interferidas por un intruso en la conversación; digamos -s, el malo de esta película. De ahí la importancia que tiene en el camino espiritual aprender a discernir cuál sea el lenguaje de Dios; el verdadero maestro lo conoce por experiencia y lo sabe enseñar. Las tentaciones más sutiles son las más peligrosas y el riesgo de caer está siempre ahí presente; aunque el crecimiento en la virtud haga que las probabilidades disminuyan, éstas no desaparecen del todo nunca.

Quién y cómo tenga que ser y depende de la situación en que se encuentre x. En éste, hay dos elementos a tomar en consideración: sus características personales y dónde esté en su camino espiritual. Esto último es lo más decisivo y nos definirá, en un primer momento, la otra incógnita, es decir, y.

Hablamos un tanto promiscua e indiscernidamente de director espiritual o, si preferís, de modo genérico. Pero habría que distinguir y especificar un poco.

La persona que acaba de estrenar su conversión, bien sea tras un período de alejamiento de la fe, bien tras años de vivencia casi en hibernación de la misma o con una deficiente iniciación cristiana, más que un director espiritual lo que necesita es un catequista y realizar, con otros catecúmenos, el catecumenado de adultos. Éste entendido en el sentido pleno de la palabra, aunque habrá muchas veces que haya que conformarse con algún sucedáneo. Dicho esto último no peyorativamente; en una situación de carencias, a falta de café, la malta se saborea con gusto.

Una vez concluido este tramo del camino, lo propio será tener un confesor, si es que todavía el combate central está situado en la consolidación del primer grado de humildad o no se haya dado aún la llamada a caminar hacia el segundo grado de humildad. Es decir, el paso de la meditación a la contemplación, el camino hacia la apatheia. Entonces es cuando se precisa lo que, con propiedad y en sentido estricto, habría que llamar director espiritual.

Distinto al confesor, que, además de sus funciones sacramentales, se centra en el afianzamiento en la gracia habitual y aconseja en el plano moral, y del director espiritual, cuya misión principal está en la educación de la atención interior, del discernimiento de las mociones espirituales y el adiestramiento en la guerra invisible contra los logismoi, es lo que podríamos llamar el consejero. Es decir, alguien a quién permanente o esporádicamente pedir consejo en cuestiones puntuales sobre los más diversos asuntos. Por ejemplo, esta entrada.

Al catequista se lo suelen asignar a uno, el confesor y el director espiritual lo elige uno. Para todo siempre es necesario pedir luz a Dios para dar con el más adecuado para uno, es decir, el que Él quiera. Pero el director acepta. El director, en el sentido que estoy aquí empleando, probará al candidato, para ver si está o no en la situación indicada, si Dios lo está llamando de verdad a ir por ahí o es un engaño en el que está x.

Por último, decir que hay veces que lo aconsejable es una psicoterapia. En esto y tiene que ser humilde y darse cuenta de que no es su competencia. Pero que x necesite un psicólogo, no quiere decir que tenga que prescindir de y. La cura médica no es incompatíble con la cura espiritual.

Si después de esto a alguien no le queda algo claro, habremos avanzado algo. Si a alguien le han surgido más preguntas, habremos aprovechado el tiempo. Y si alguien no está de acuerdo, que nos preste su mejor criterio. Todo esto dicho y hecho esperando que el lector tenga sentido del humor, que es donde se ve si alguien tiene más sentido de la analogía que de la cuadrícula.

Que Dios bendiga vuestra inmensa paciencia para conmigo.

21 comentarios:

mrswells dijo...

Muchas gracias. en lo que a mi respecta hemos avanzado muchiiisimo pues clara solo tengo una en casa y no es cosa, preguntas ..he seleccionado una

Es verdad que hay cosas no de la competencia del catequista?/confesor?/director? , (digamos del confesor...) sin embargo..nos podria el catequista explicar algun dia, si hay tiempo, alguna cosa sobre el dualismo cuerpo y alma?

Y despues esta el tema de la 'libertad' en la sociedad, lo del chiste*
(cuantos psicologos se necesitan para cambiar una bombilla?
...



*respuesta: lo importante es que la bombilla quiera cambiar)



Gracias

Alfonso Gª. Nuño dijo...

Sobre lo del cuerpo y el alma, de momento te remito a los nn. 364-368 del CEC.

mrswells dijo...

Gracias Alfonso, por contestarme. Se me paso por la cabeza con todo este asunto que, creo que viene en el Evangelio, lo primero que se le ocurre decir a Pedro cuando la Magdalena le cuenta a Jesus Resucitado es que estaba 'perturbada' por el cansancio. Y luego resulto ser Verdad
viene o no en el Evangelio?

Rocky Marciano dijo...

Querido D. Alfonso:

Su particular sentido del humor y su acendrada bonhomía atemperan de tal modo sus réplicas o reconvenciones que (sospecho) no alcanzarán a los destinatarios.

No me corresponde ser más expícito, aunque quizá sí reivindicar también mi humor peculiar. Este intercambio de comentarios que se convierten en artículos del blog se parece bastante a un chiste reciente. Por si alguien no sabe inglés, lo traduzco:

----
Mahmud Ahmadineĵad: ¿Y si no cedemos a su requerimiento de abandonar nuestro programa nuclear, Sr. Presidente?

Barak Obama: Que esas centrífigas dejen de girar, Mahmud o, si no...

Mahmud Ahmadineĵad: O, si no, ¿qué, Sr. Presidente?

Barak Obama: O, si no, ¡me enfadaré mucho... no, muchísimo contigo!

Mahmud Ahmadineĵad: ¡Caramba!
----

Que Dios bendiga al paciente autor del blog y a sus lectores.

Rocky Marciano dijo...

En mi críptico comentario anterior no queda claro a quién creo que no llegarán las réplicas de D. Alfonso.

Podría decir, en la línea de Microsoft, "no es un fallo, el comentario está diseñado así" (it's not a bug, this behaviour is by design).

Pero debería haber aclararado que no me estaba refiendo a la única persona hasta el momento en comentar este artículo, Mrs. Wells. Ah, la felicito por su cumpleaños (coincidente con el de su hermana gemela, también felicitada).

Y aprovecho para presentaros una versión del "cumpleaños feliz" que puede cantarse bastante antes de la tarta; aunque no siempre procede, depende del menú:

Cumpleaños, perdiz.
Cumpleaños, perdiz;
te devoramos todos
con mucho regaliz.

(A mis sobrinos les encanta).

una madre agradecida dijo...

El gran desconocido creo que es el catecumenado de adultos. El Concilio Vaticano II en la Constitución sobre la Sagrada Liturgia, dispuso su restauración: "Restaúrese el catecumenado de adultos dividido en distintas etapas y grados, cuya práctica dependerá del juicio del ordinario del lugar".

Alfonso Gª. Nuño dijo...

Después de más de cuarenta años, en esto se ve que el Concilio está en buena parte por estrenar. En esas "etapas y grados" hay una gran sabiduría.

una madre agradecida dijo...

Con fecha de 28 de Septiembre del 2005, el Obispo de Getafe instituyó el Catecumenado de adultos , y aprobó, a modo de directorio, el documento que os enlazo: http://www.diocesisgetafe.es/Catecumenado/Implantaci%F3n%20del%20Catecumenado%20Diocesis%20de%20Getafe.pdf

Si teneis tiempo leedlo, y dareis gracias a Dios por ser hijos de la Iglesia.

Rocky Marciano dijo...

El enlace correcto de la Diócesis de Getafe sobre el catecumenado de adultos al que se refiere "Una madre agradecida" es este documento PDF.

Rocky Marciano dijo...

He hojeado o "pantalleado" el documento de la diócesis de Getafe y siento decir que me parece un rollo patatero. Un tratado técnico ¿para quién? lleno de citas, producto de sesudas reuniones, seguramente.

Un problema de la Iglesia en España es que los pastores producen una avalancha de publicaciones, declaraciones, estudios... documentadísimos, sí. Pero eso no es catequesis.

Se habla de catequizar, pero no se llega al fiel. Los fieles podremos estar remisos en muchas ocasiones, pero los que vamos a misa querríamos escuchar homilías con más substancia. No se soluciona todo diciendo que los fieles han de hacer la catequesis de adultos.

Si los sacerdotes aprovechasen que tienen un "público cautivo" en las homilías para ejercer su munus docendi en las condiciones reales y no las ideales, otro gallo cantaría. Ese servicio de enseñar incluye anunciar y recomendar la catequesis de adultos en las homilías, naturalmente.

No soy un ejemplo de nada. Os ruego que apoyéis a los sacerdotes con vuestra oración y ayuda concreta.

---------
Os pongo los enlaces "oficiales" al Catecismo de la Iglesia Católica y a su Compendio.

una madre agradecida dijo...

Rocky, creo que subestimas a los destinatarios de las enseñanzas de D. Alfonso y también al Espíritu Santo que "revela estas cosas a los humildes y las oculta a los sabios y entendidos".

Es imprescindible el sentido del humor, incluso en temas serios como este.

una madre agradecida dijo...

Si los sacerdotes aprovechasen que tienen un "público cautivo" ...
Rocky creo que te vuelves a olvidar del Espíritu Santo.

"...pero los que vamos a misa querríamos escuchar homilías con más substancia..."
Cada uno asimila según su capacidad. Y recuerda al jovencísimo David que con un guijarro rompió la frente del gigante Goliat.

No se trata de cabeza sino de corazón, si no hay apertura ya puede venir a predicar el mejor que no te enterarás de nada.

Con todo mi cariño.

Rocky Marciano dijo...

Una madre agradecida:

Por la hora de los comentarios y cuándo han aparecido, interpreto que tu intervención de
1 de mayo de 2010 13:14
se refiere a los míos del 30 de abril y no a los últimos.

Debo pedir disculpas por mis mensajes en clave, pero van dirigidos a D. Alfonso, que los ha entendido perfectamente, del mismo modo que yo he comprendido las reconvenciones deslizadadas en frasecitas entreveradas en el texto. Se trata de que las entiendan los destinatarios, no yo.

A eso me refería y, de nuevo, no me corresponde ser más claro.

Mi sentido del humor es excelente, gracias a Dios. Fijaos en este chiste, que traduzco (hay que verlo):

"¡Fíjate! Aparentemente, ella piensa que quiero que te ponga ketchup".

Que Dios bendiga a todos.

Rocky Marciano dijo...

Mi sentido del humor será excelente, pero mi estado de vigilia tras una siesta atípica deja que desear.

El chiste de mi mensaje anterior no es mío, obviamente. La redacción confusa parece sugerirlo.

Este chiste, también de Larry Wright, no necesita traducción.

Rocky Marciano dijo...

De nuevo se han cruzado mis comentarios con los de "Una madre agradecida".

Respondiendo ahora al suyo de
1 de mayo de 2010 17:15,
le agradezco el cariño que me envía y se lo devuelvo. Bueno, exactamente no, que eso sería una grosería. Me quedo con el cariño recibido y le envío de vuelta otro equivalente. Si se siente subestimada, le presento mis disculpas.

Al Espíritu Santo es inevitable subestimarlo. ¿Cómo estimar a Dios mismo de modo adecuado? Incluso para conocerlo, valorarlo, adorarlo y amarlo tan imperfectamente como lo hacemos necesitamos su gracia, su ayuda inmerecida. Todo lo que podemos ofrecerle lo hemos recibido primero gratis. Y, aún así, nos reservamos algo. Se comprende la necesidad del Purgatorio para que la mayoría podamos entrar en el Cielo, en el banquete del Rey, vestidos adecuadamente de fiesta.

Pero la gracia no destruye ni suplanta a la naturaleza, sino que la supone y la perfecciona. De que el Espíritu Santo actúe cuando se proclama la Palabra de Dios y despúes se explica en la homilía no se deduce que la ciencia infusa vaya a suplir o compensar siempre una predicación deficiente o claramente desviada de la Fe Católica.

Para Mrs. Wells:
A su pregunta de
29 de abril de 2010 19:39
puede responderse muy fácilmente leyendo los capítulos finales de los cuatro Evangelios, que enlazo -de nuevo- a la página oficial del Vaticano:
Mateo
Marcos
Lucas
Juan

He colocado el enlace con las concordacias activadas, para señalar que pueden emplearse para buscar las apariciones de cada palabra concreta en toda la Biblia. Es un recurso potentísimo cuando uno quiere encontrar los pasajes donde se habla de un tema determinado.

Puede consultarse la lista alfabética de las concordancias y la explicación de su funcionamiento para familiarizarse con este sistema.

Que Dios os bendiga. Rezemos por los sacerdotes, os lo ruego.

nerea dijo...

Madre Agradecida:
No se trata de cabeza sino de corazón, si no hay apertura ya puede venir a predicar el mejor que no te enterarás de nada.

Gracias por esta aclaración,que importancia es la apertura del corazón,al corazón muchas veces en nuestra sociedad se le acalla,estamos educados por la cabeza pero no con el corazón, si fuera el corazón otro gallo cantaría.
Ayer en la homilía de Don Alfonso nos decia:Hay que amar hasta que te duela, tenemos miedo de amar y eso es lo que nos pasa y buscamos mil excusas,para no entregar el corazón.
Gracias Don Alfonso por la homilía
Gracias por vuestras oraciones,reforzamos las oraciones por nuestros sacerdotes.

mrswells dijo...

Gracias Don Alfonso por abrir este espacio en su blog en el que hemos aprendido tanto

Gracias Rocky, por la cancion y por las citas del Evangelio y por los chistes Gracias Madre Agradecida por el enlace de Getafe y a nerea por contarnos la homilia.
Todas estas cosas yo no sabia nada antes de leerlas aqui

una madre agradecida dijo...

"...que la ciencia infusa vaya a suplir o compensar siempre una predicación deficiente o claramente desviada de la Fe Católica."

Me he perdido, Rocky.
He vuelto a leer la entrada de D. Alfonso, las preguntas de Mrs.Wells, y los comentarios.

¿Quién ha hablado de predicación desviada de la Fe Católica?

El tema es sobre la dirección espiritual, las distintas etapas del camino en las que se encuentre cada uno y el tipo de acompañamiento que necesita.

Sé que hay sacerdotes... y sacerdotes. No soy quien para juzgar a nadie; si te consta que algun sacerdote predica errores de doctrina, estás obligado a ponerlo en conocimiento de su Obispo y despues, por el bien de tu alma, a callar.
Un abrazo virtual

una madre agradecida dijo...

Nerea, me pareció oir a D. Alfonso en su homilía decir las mismas palabras de Jesús "Amaos unos a otros como yo os he amado" y explicó que amar como Jesús significa hasta morir.

"Hasta que duela" lo dijo la Madre Teresa de Calcuta dentro de un contexto donde siguió explicando cómo hay que amar; como nos gustan las frases cortas lo resumieron así. Evidentemente no hay que parar cuando duela, sino ser capaces de ese amor que se entrega hasta morir.

Rocky Marciano dijo...

Una madre agadecida:

Me parece que no has entendido los mensajes en clave que envía D. Alfonso; a quién ni por qué los dirige. Es a una persona concreta, llamémosla LectorX, que con un comentario en otro blog ha motivado esta serie de dos posts:
La vía del guerrero y Una ecuación con tres incógnitas, entre los cuales se debería incluir -para seguir el hilo- otro críptico comentario de D. Alfonso en el blog foráneo. ¿Qué complicado, verdad?

Pues eso he tratado de decirle a D. Alfonso en mis comentarios. Lo comprende perfectamente, pero no está de acuerdo conmigo.

El tema del post no es únicamente sobre la dirección espiritual, sino también sobre la ignorancia - con eventuales errores- de la Fe Católica que padece quien ha estado mucho tiempo alejado de la Iglesia. Esto dice D. Alfoso (negritas mías):

"La persona que acaba de estrenar su conversión, bien sea tras un período de alejamiento de la fe, bien tras años de vivencia casi en hibernación de la misma o con una deficiente iniciación cristiana, más que un director espiritual lo que necesita es un catequista y realizar, con otros catecúmenos, el catecumenado de adultos".

Y el eror concreto que manifestaba el LectorX, motivador de los dos posts de marras, lo disipa D. Alfonso -after a fashion- con esta frasecita:

"Las tentaciones más sutiles son las más peligrosas y el riesgo de caer está siempre ahí presente".

Sobre los errores en la predicación de la Fe Católica hablo yo (¿o me vas a moderar tú los comentarios?), porque viene al caso, ya que parecías decir en tu comentario de
1 de mayo de 2010 17:15
que si el fiel no aprovecha la homilía es problema suyo, por no tener el corazón abierto al Espíritu Santo.

Y lo menciono también porque probablemente LectorX ha oído predicar lo que yo personamente he escuchado en dos homilías distintas y motivan su confusión. No puedo dar más detalles, porque este no es mi blog.

Dices:
"... si te consta que algun sacerdote predica errores de doctrina, estás obligado a ponerlo en conocimiento de su Obispo y despues, por el bien de tu alma, a callar".

Yo no he acusado a nadie concreto ni he dicho que sea un problema generalizado, que no lo es. El problema general es que los sacerdotes no aprovechan las homilías para aclarar la doctrina, que está tan sumamente confusa en la mente de los fieles, cuando las lecturas de la misa les dan pie. Yo había dicho, en comentario de
1 de mayo de 2010 10:44
"...los que vamos a misa querríamos escuchar homilías con más substancia"
.


Y el consejo imperativo que me das ¿lo has has aplicado cuando tus hijos han oído contigo una homilía con errores? ¿O les has dicho: "No hagáis caso, que este sacerdote está muy despistado y no sabe lo que dice"?

Lo dejo aquí. En mi opinión, ya hemos dado bastantes vueltas al asunto.

Un abrazo y que Dios bendiga a todos.

nerea dijo...

¡Chapeau! Madre agradecida.
Don Alfonso ¿Podría hablarnos más sobre él amor, la cultura del amor?creo que deberíamos tener escuelas para aprender a amar.El evangelio es puro amor,y llevarlo a la práctica nos cuesta, porque salta nuestro egoismo inmediatamente.