sábado, 1 de mayo de 2010

Dame candela

De candela tus ramas
vencidas he visto
y el son de dulzaina
en tu entraña robusta
a resguardo vibrar.
Casta encina en la loma,
del invierno qué hermosa
la muerte que engendra
humilde tu gloria.

5 comentarios:

carla dijo...

¡Qué bonito homenaje a la primavera! Una joya de refinamiento, misterio y musicalidad.

Alfonso Gª. Nuño dijo...

Es también una pequeña oración pidiendo humildad: Dame candela.
La encina es humilde, acaso más que la violeta. Su flor es pequeña y recatada: la candela. Y en su corazón esconde la madera con que se hace la dulzaina. Y ese prodigio de humildad floral llega después de la muerte invernal.

carla dijo...

Gracias a la "explicación" del poema se ve claramente lo que es la poesía y la diferencia entre decir algo y su expresión poética, que es transmitir el misterio de las cosas y de su naturaleza espiritual. Creo por ello que Dios y la poesía están íntimamente relacionados.

RockyMarciano dijo...

Grávida, modesta flor,
madre de hipérbatos libres
versos de fecunda cargados,
en ti adivino templados,
dulces, sones cuando vibres,
hueca, tocando folclor.

RockyMarciano dijo...

Ahora sí, versión medida de "El futuro de Candela":

Grávida, modesta flor,
madre de hipérbatos libres
versos de fértil cargados,
en ti adivino templados,
dulces, sones cuando vibres,
hueca, tocando folclor.