domingo, 26 de febrero de 2012

Obediencia atemperada (RB Pról. 35-44) - I


Al terminar estas palabras, el Señor espera que cada día respondamos, a estas santas exhortaciones suyas, con obras [cf. Mt 7,28]. Por esto se nos otorgan como tregua los días de esta vida, para la enmienda de lo malo, como dice el Apóstol: «¿Es que no sabes que la paciencia de Dios te conduce a la penitencia?» [Rm 2,4]. Pues el Señor con paternal solicitud dice: «No quiero la muerte del pecador, sino que se convierta y viva» [Ez 33,11]. 
Habiendo preguntado al Señor, hermanos, sobre el morador del tabernáculo, hemos escuchado el precepto para habitar ahí; con tal que cumplamos el deber del morador. Por tanto, hemos de preparar nuestros corazones  y nuestros cuerpos para militar en la santa obediencia de los preceptos. Y como no es posible para nuestra naturaleza, pidamos al Señor que se digne otorgarnos la ayuda de su gracia [cf. 1Re 3,7-9]. Y si, huyendo de las penas del infierno, queremos llegar a la vida eterna, mientras hay tiempo para ello, y somos en este cuerpo, y hay posibilidad de cumplir todo esto a la luz de esta vida [cf. Jn 12,35], hay que correr y obrar ahora lo que para siempre nos aprovechará [1Cor 9,24].
 Una vez que el Señor ha respondido a nuestra necesidad de saber qué hacer para poder entrar en su templo, ciertamente en celeste, pero también en el central camarín del santuario divino que somos nosotros ya en esta vida, queda en silencio.

La pregunta que le habíamos hecho, en nuestro recorrido de la Regla de S. Benito como oyentes, no nacía sin más de nosotros, sino que surgía en un diálogo que había nacido en la iniciativa divina. Ahora este vital coloquio continúa. Quien ha hablado calla para que su interlocutor prosiga, dé respuesta a lo recién escuchado. No es el silencio de quien concluye, sino del que espera prolongar el diálogo; ni qué decir tiene que en esta vida, pero para que lo sea por toda la eternidad.

La admiración del oyente-lector ante la enseñanza del divino maestro no es paralizadora, sino que abre espacio para la libre respuesta obediencial. Cotidianamente, en todo momento y lugar, el diálogo ha de continuar con hechos, pues solamente el que escucha sus palabras y las pone por obras es el que está sólidamente edificado sobre la Roca. ¿De qué sirve conocer las reglas del arte de la vida, si no vivimos conforme a ellas?

1 comentario:

Mrswells dijo...

Es que 'conocer' tiene dos sentidos, he oido, como todo en idioma distinto..

El conocer gnostico no es lo mismo que conocer Bíblico
en fin, yo se lo que me digo