miércoles, 6 de enero de 2010

Roscón de Reyes


- 150g de azúcar pulverizada. Mezclarla con raspaduras de cáscara de medio limón y de media naranja.
- Añadir 150g de leche, mezclar y calentar hasta 40º.
- Agregar 100g de mantequilla, levadura natural para la cantidad de harina, 2 huevos, 2 cucharadas de agua de azahar (esto es importante pues, si no, no tiene el característico sabor) y media cucharadita de sal; mezclar todo.
- Añadir y mezclar 225g de harina de trigo blanca.
- Añadir y amasar otros 225g de harina.
- Dejar reposar la masa tapada hasta que haya aumentado de volumen.
- Poner la masa en forma de bola sobre la bandeja del horno untada de mantequilla. Hacer un agujero en el centro y estirar hacia los bordes hasta dar forma de roscón. Introducir por debajo la sorpresa, debidamente envuelta en un plasticurri de esos para alimentos. Untarlo con un huevo batido. Adornar con frutas escarchadas y espolvorear con azúcar o bien (es lo que hago yo) adornar con una mezcla de avellanas crudas, peladas y trituradas, mantequilla y azúcar.
- Introducir en el horno precalentado a 50º y dejar unos 45' o 50'.
- Sacar y no volver a meter al horno hasta que éste no haya alcanzado 200º. Entonces introducir la bandeja (con el roscón, claro está) y dejar unos 25' o 30''.

Con estas cantidades sale un roscón grande o dos medianos o cuatro pequeños...
Que aproveche.

5 comentarios:

mrswells dijo...

Ih! Gracias

Los Reyes nos han traido mucha nieve..no hay cole (que se pensaban las autoridades Britanicas que iban a ignorar la honomastica de los Reyes Majos, y hacer a los niños ir al cole..que majos !)

Asi que tenemos muchisimo rtiempo para amasar

Gracias Alfonso por la receta

ana glu dijo...

¡¡¡Que aspecto más impresionante!!!
Parece el increible Hulk en versión roscón.

Gracias por la receta. Con foto, se llama "pasarnos la miel por los labios" o "lo vereís pero no lo catareís".
Divertido el plasticurri...

Sonsoles dijo...

Apunto para mi libro de cocina.
Gracias.

Rocky Marciano dijo...

La receta continúa:

Ingiérase pausadamente, agradeciendo antes a Dios, Nuestro Señor, el don del alimento y recordando al autor de la receta y a quienes han elaborado el manjar.

Transcurrido un tiempo prudencial, realizar vigorosamente una sesión de abdominales, en número de treinta (30) por cada cien gramos (100 g) de roscón consumido.

ana glu dijo...

Ja, ja, eso para los gordos.
Con un paseo a paso vivo se quema todo y más.