martes, 16 de diciembre de 2008

El alcalde se juramentó

Al parecer, es tradición en Toledo desde 1617, que sus alcaldes juren defender la Inmaculada Concepción de María. Según leo en una noticia, el actual regidor, Emiliano García-Page, socialista, también se juramentó este año. El grupo “Alternativa Laica”, por este hecho, ha presentado un recurso contencioso-administrativo contra el alcalde toledano.

¿Por qué glosar esta noticia y otras parecidas? Muy optimista, Fernando Sebastián dice en su libro Cartas desde la fe: «Como ha ocurrido otras veces, es posible que esta dura crisis de la confrontación entre cristianismo y laicismo que estamos viviendo, encuentre en la Iglesia española una respuesta de valor universal». No sé si a tanto llegaremos, pero no pongamos, por nuestra parte, límite a la Providencia divina. Así pues, a reflexionar para ir dando respuesta.

A título personal, el ciudadano Emiliano Gacía-Page puede jurar defender ese dogma y cuantos bien le parezcan; lo mismo que la ciudadana Esperanza Aguirre puede acudir a una misa en acción de gracias por haber salido con vida de un atentado terrorista. Pero, ¿puede hacerlo como alcalde? En esta pregunta, caben otras muchas tradiciones, como colocar bastones de mando a los pies del Santísimo, tener la corporación municipal u otras autoridades públicas sitio preferente en el templo o en la procesión, etc.

Poner una placa, en una dependencia del Congreso, dedicada a la ciudadana Mª. Maravillas Pidal, por haber nacido y vivido allí, no era un acto que comprometiera la aconfesionalidad del Estado. ¿Y jurar defender el dogma de una determinada confesión religiosa? Cuando una autoridad jura o promete la Constitución, se compromete a defender que cualquiera pueda confesar las creencias religiosas que quiera. Lo cual incluye defender que los católicos puedan libremente confesar que la Virgen María fue concebida sin pecado original. Pero esto no es lo mismo que defender ese dogma en tanto que autoridad pública. Aquí ya estamos dándole una salida para renovar la tradición el próximo año.

Un alcalde no es como un consejo escolar de un instituto o colegio; aquél está al frente de una institución del Estado, éste es un cuerpo intermedio social. Y un juramento no es una cuestión baladí. Pienso sinceramente que la primera beneficiada de la separación del Estado es la Iglesia y que los más interesados en defenderla deberíamos de ser los católicos. Pero una defensa que no sea estratégica, para ir manteniendo el mayor tiempo posible los restos de la cristiandad. Cuanto más libre sea la Iglesia, será mejor para la evangelización. No solamente porque no tenga hipotecas por la “protección” estatal, sino porque esa confianza en la libertad será, al mismo tiempo, anuncio de la bondad de la creación; Dios así nos hizo.

Pero hay otro punto. No conozco a este alcalde y no soy quién para juzgarlo, ni aunque lo conociera; solamente Dios penetra hasta el último rincón del corazón de los hombres y es el único juez de las conciencias. No voy a hablar, por tanto, de él; sencillamente tomo pie en una noticia para reflexionar. Un juramento o cualquier otra manifestación o acto religioso, sobre todo los sacramentos, no deberían de ser un teatro. ¿Cuántas farsas no consentimos encogiéndonos de hombros o mirando a otro lado? La Iglesia no está para mantener ni la cristiandad medieval ni tradiciones ni siquiera la de que toda la familia se case sacramentalmente o esté bautizada. Los laicistas defienden sus posiciones. La defensa de la libertad religiosa debería incluir el que nadie hiciera una pantomima, aunque fuera por mantener una tradición. ¿Tenemos nosotros claro por dónde van los tiros? Al menos, ésta es mi opinión; como siempre, muy discutible.

6 comentarios:

Beatriz dijo...

Sinceramente Alfonso me ha dado bastante que pensar este blog de hoy y sería muy interesante que se hablara de estos temas con más flexibilidad sobretodo desde ciertos organismos de la Iglesia. Corremos el riesgo de interpretar cualquier acción con tintes laicistas como una seria ofensa malintencionada y de esa manera radicalizarnos en posiciones quizás poco cristianas. No sé si estoy equivocada, pero no comprendo la existencia de "funerales de Estado", ni los alcaldes presidiendo las procesiones, como bien dices. Los católicos al ver estas demostraciones populares nos ilusionamos y decimos: "Fijaos, la Iglesia es más fuerte que los ataques laicistas y aquí está la prueba." Pero ¿qué hay de religiosidad verdadera en todo ello? En el caso de esta tradición de Toledo pienso que la Iglesia misma podría haber solicitado que se dejara de hacer a raíz de la proclamación del dogma de la Inmaculada en 1852, ya que se supone que ahora todos los católicos obligatoriamente deberíamos defender el mismo dogma.

Mónica dijo...

Macho o cambias el color de la letra o no te leen ni queriendo

Mónica dijo...

Bueno ahora que he podido leer , seleccionando el texto , de otra forma imposible distinguirlo del fondo , pienso que Dios se expresa a través de tí con este detalle del despiste de color de texto , aunque en tí nada es despiste quien sabe , creo que para distinguir figura y fondo se necesita un contraste , sin contraste , no se ve la forma - qué Gestáltica , -
En las manifestaciones de fe es así ea! que si no contrastas con el mundo no hay Fe que valga , si no chocas como las olas con el mar , si no te gastas , si la Fe es fácil , entonces no es Fe es costumbre , y su manifestación otro tanto .
Como tengo la experiencia de que la gente me tome por imbécil cada vez que hago un manifiesto sobre mi fe - sobre todo cuando no viene a cuento - pues he empezado a exagerar a subrayar mis manifestaciones para dar más pie a las risas, y más razón a los que se ríen , y así se sienten justificados ellos también, sin culpas ...¿ culpables de reirse de un payaso como yo? QUE quede solamente la Fe y no mi persona y su autoafirmación ...¿PODRÍA SER ESE EL SENTIR DE CRISTO AL RESPECTO?

zaqueo dijo...

La fiesta de disfraces se acaba...
Llega la hora de quitarse las máscaras.
Respecto a Dios no podemos ser neutrales: o estamos con Él o estamos contra Él.
"Todo el que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama."
(Mt.12,30).
Cada cual debe decidir en que equipo quiere competir.

Alfonso García Nuño dijo...

Mónica, gracias por decir lo de la letra. Tuve problemillas al editar el texto. Yo no lo veía en pantalla y cambié el color de la letra. Y lo dejé como está ahora, pues en mi pantalla se veía bien. Lo tendré en cuenta para la próxima vez que me enrede yo solo. Espero que los Reyes Magos me traigan este año un poco de pericia cibernética.

zaqueo dijo...

¿Es cibernética o cibernáutica?