viernes, 13 de febrero de 2009

El Mesías de Händel XXXIII

.../...

¿Pero, si el cielo proclama la gloria de Dios, si a toda la tierra alcanza su pregón (Sal 19), cómo es que las tinieblas lo cubren todo?

No es que la gloria de Dios no llene la tierra, es que el pecador está ciego. Bartimeo (Mc 10, 46-52) sabía que lo estaba y sabía que nadie lo podía curar. Nosotros creemos que vemos y, si algo aparece oscuro, no es por nuestra ceguera, sino porque no hay luz. Si alguna vez reconocemos que estamos ciegos, empezamos por creer que nos podemos curar nosotros o recurriendo a otros (Mc 5, 26).

Cuando Is 60,2 nos dice "mira", nos está haciendo una llamada, que es una primera gracia, a ver que no vemos, para que cuando pase Jesús, el Sol que nace de lo alto, le podamos pedir compasión; aunque ya se ha adelantado en el "mira". Ya en él, al percibir lo más oscuro de la noche, la aurora nos esta avisando de su llegada.

Todo en nuestro ver es un don de Dios. Su luz no solamente es la iluminación de cosas y acontecimientos; como ocurre con el Sol, que posibilita la percepción al alumbrar las cosas. "Tu luz nos hace ver la luz" (Sal 36, 10). Cualquier luminaria, por mucho que alumbre, no da la capacidad de ver al invidente. La luz de Dios posibilita la percepción porque ilumina, da perceptibilidad, y, a una, nos capacita para ver.

Ya estamos en su luz cuando vemos la luz o, mejor dicho, ser capacitados para ver y ver la luz son dos momentos no temporales de lo mismo. El hombre no salta del no ver a la afirmación de la luz. Somos puestos en el ver por la luz que vemos y, desde allí, podemos afirmar o negar la luz que nos hace ver y vemos.

Habrá que comentar en otra entrada esa aurora.

3 comentarios:

Mónica dijo...

es muy complicado hacer un comentario sobre La Luz , tus palabras están llenas de esperanza .
Yo hace ya cuatro o cinco o seis años dibujé un verano a un hombre transpasado por la luz... como un "gusiluz "(es un muñeco que tienen los niños para dormir que se ilumina . Dibujé a ese hombre hize un comentario relativo a la Anunciación y se lo regalé a mi jefe-
Ese hombre eras tú , el hermano de mi jefe ...y no te conocía cuando te dibujé, yo ví la luz porque estaba ese hombre delante . Nunca me ha pasado , más , solamente una vez

zaqueo dijo...

Paco Cerro, actual Obispo de Coria-Caceres, dice "cuanto más oscura es la noche... ya viene galopando la aurora (aunque a veces parezca que galope tan despacito)".

Me gustaría ser centinela y aprender a esperar...

zaqueo dijo...

Ser luz para otros...¡que preciosa vocación irrenunciable para los que se han encontrado con Cristo!

Ser atraídos de tal manera por esa luz para ser transformados en ella.