sábado, 27 de noviembre de 2010

En S. Pedro Regalado

Muchas veces
te lo digo:
«No te entiendo».
Es tu encanto.
Y sigo en mis cosas
mientras el mundo
cambia en tu mano.

4 comentarios:

María del Carmen dijo...

El mundo cambia,¡y de qué manera!
Por un lado,afortunadamente avanza
en cuanto a progreso tecnológico se refiere.Por otro retrocede,como en el caso de la educación y los valores que desafortunadamente se van perdiendo,y en muchos casos brillan por su ausencia.Pero como muy sabiamente dice el escritor chino Han Yu,hay que empezar por formarse a si mismo.
Este es el gran problema de nuestra sociedad "la falta de formación ética y moral".La libertad se ha convertido en libertinaje, cortando de raíz toda intención que vaya encaminada hacia la evolución íntegra del ser.
Y así vamos avanzando...

nerea dijo...

Muchas veces
te lo digo:
«No te entiendo».
Es tu encanto.
Y sigo en mis cosas
mientras el mundo
cambia en tu mano.

Y sin embargo
caigo en tu encanto.
Atrapado estoy
en ti
¿Qué te propones?
Si te he dicho sí
es para siempre.

María del Carmen dijo...

Veníd a mí,fantasmas de mi niñez primera,arcángeles celestes de rubia cabellera,rosadas ilusiones que el tiempo marchitó;mi corazón rodeadle de rosas y azucenas,y haced que de él se alejen las dudas y las penas que el engañoso mundo traidor depositó.

Mónica dijo...

se lo dedico esto a Mrs Wells que siempre dice que no me entiende