domingo, 18 de enero de 2009

La intención de otro Grande

Hablando de la maduración del amor de Dios, que ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado, hasta la perfección de él, S. Basilio el Grande les dice a los monjes:

Dándonos cuenta de vuestro deseo por llegar a esta perfección, con la ayuda de Dios y de vuestras oraciones, nos esforzaremos, en la medida en que nos lo permita la luz del Espíritu Santo, por avivar la chispa del amor divino escondida en vuestro interior.
¿Y por qué no hacer nuestro esto para nuestro blog? Yo haré lo posible y fallaré muchas veces. No solamente porque soy limitado y mis capacidades no dan para mucho, sino porque además soy pecador. Muchas veces lo más que encontréis en estas glosas sean tonterías, otras inconveniencias, por misericordia divina alguna vez tocaré la flauta. Esto en cuanto al contenido, ¿pero y la intención?

Dios quiera que mi intención esté puramente ordenada hacia Él. Pero, como no soy ni S. Basilio ni S. Antonio, en el mejor de los casos, mientras no llegue a esa perfección del amor, irá algo teñida por mis egoísmos y miserias. Ahora bien, para Dios esto no es un inconveniente. Si lees estas glosas con el deseo de crecer hasta la perfección de ese amor divino, estas pobres líneas concurrirán para tu bien. Dios se puede servir, para avivar la chispa de su amor que hay en lo más íntimo de ti, hasta de un blog.  

2 comentarios:

Koobi-fora dijo...

Padre Alfonso; tonterías en las glosas que usted escribe se ven pocas.
Si ha ha exisitido un santo llamado Basilio, si ha existido un santo llamado Antonio Abad,...habrá muchos más santos, y ojalá aquí en la comunidad que formamos usted y los lectores de las Glosas, ojalá, surjan más santos.
Aunque no sean famosos...aunque no aparezcan nunca en el santoral...o sí...

zaqueo dijo...

"Por misericordia divina alguna vez tocaré la flauta".

Las ovejas conocen bien el silbido del Pastor.
Através de su blog Él me habla y me da luz.

La perfección del amor... a la cual estamos todos llamados.

GRACIAS...