viernes, 24 de abril de 2009

Relación virtual, perversión real

Ayer no estuve muy fino. Os remitía a una noticia y, aunque estaba el enlace, no hacía una breve síntesis de ella. Por ello, perdonadme. Hoy vamos a por otra. Aunque preferiría seguir comentando los textos de El Mesías de Händel, tendremos que dejarlo para otro día. Es que me parece importante esta información porque "indica lo que denota".

¿Será algo sobre guantes? Es de "guantes" virtuales. Hay una empresa que está desarrollando una máquina para tener, como cursimente se suele decir ahora, relaciones íntimas sin necesidad de tocar a la otra persona. En principio, te lo venden como una máquina que permitirá contacto con la pareja -no seamos carcas y evitemos términos como cónyuge- cuando de ella se esté a gran distancia.

Es una noticia importante por varios motivos. Primero porque, para muchos, será un logro de la diosa ciencia, gracias a la cual, su profetisa, la técnica, logrará llevarnos a través del éxodo del progreso a la tierra prometida de la felicidad... terrestre, por supuesto.

Además nos dice abiertamente qué se entiende por sexualidad en nuestra cultura. De aquélla, hemos desgajado la reproducción; puede quedar en suspenso indefinidamente o llevarse a cabo por manufactura: niños probeta, selección de embriones, clonación. Estas manufacturas -insisto en la palabra porque es muy expresiva de lo que pasa-, aunque no en todos los casos, suelen ir combinadas con la eliminación de seres humanos, ciertamente en su fase embrional, pero tan seres humanos como un pivot de la NBA.

Ahora, al no ser necesaria la presencia, queda aún más clara la tendencia a que la sexualidad sea, para nuestro mundillo, sinónimo de masturbación. Es verdad que muchas veces lo es en pareja, con reciprocidad. ¿Pero es un acto de autodonación al otro? ¿Por qué la gente tiene miedo a casarse? ¿Por qué culturalmente el consentimiento matrimonial lleva implícito que no es para toda la vida? ¿Por qué muchas veces no hace falta ni conocer el nombre del otro?

Tercero. Empezará siendo para tener in-tacto y, al final, será para evitar el tacto. Consecuencia lógica y afirmación del individualismo atroz y, por qué no decirlo, del miedo al otro que tenemos. Miedo que acaso se soporte en la falta de fundamento último. Las relaciones virtuales aumentan en nuestro mundo.

Recuerdo un relato de ciencia ficción, creo que de Asimov -seguro que algún contertulio del blog nos podrá sacar de dudas-, en el que había una trama policial en un planeta en el que los habitantes no tenían contacto físico ni relaciones sexuales tal y como las habíamos entendido hasta ahora. Pero sí hubo un asesinato.

Seguro que, dándole vueltas al magín, os dice más cosas esta noticia. Si es así, adelante con los comentarios.

5 comentarios:

zaqueo dijo...

Esta noticia me ha recordado este artículo de Alfonso Lopez Quintas que publicó en ABC hace algunos años:
"En la película de Ingmar Bergman “El silencio”, una joven le dice a su hermana con aire exultante que tiene relaciones íntimas con un extranjero y, por no saber su lengua ni él la suya, no pueden hablarse. Una persona que oye esto ¿se da cuenta de la actitud ante la vida que ha adoptado esa joven y de los riesgos que implica para ella? ¿Podría sentirse contenta si supiera lo que significa alegrarse por no poder hablar con quien se tiene intimidad corpórea? Si no sé contestar a estas preguntas, voy por la vida con los ojos vendados y no puedo guiar mis pasos con una mínima seguridad.
Esa especie de ceguera espiritual constituye una forma de “analfabetismo de segundo grado” que todos podemos padecer en alguna medida. No saber unir las letras y adivinar lo que dice un escrito es un modo primario de analfabetismo, y debe ser erradicado porque nos deja desvalidos ante la vida. Si sabemos leer y nos hacemos cargo de lo que se nos comunica, tenemos capacidad de informarnos debidamente y saber a qué atenernos en la vida diaria. Pero, supongamos que no somos capaces de penetrar el sentido de lo que leemos u oímos. Recibimos datos del exterior, pero no logramos descubrir lo que significan para nuestra vida. Captamos su significado superficial, pero no su sentido profundo. Nos enteramos, por ejemplo, de que una joven está eufórica por no poder hablar con su amante. ¿Podemos vislumbrar lo que implica, en el fondo, tal sentimiento? En caso negativo, bien haremos en tomar medidas para superar esa forma de analfabetismo, que nos deja desconcertados en nuestra vida personal y nos impide regir nuestra conducta con cierta seguridad de éxito....

.... Necesitamos poner en juego una pedagogía de la admiración o del asombro, no de la coacción; del descubrimiento, no del mero aprendizaje; de la persuasión, no de la transmisión fría. El que aprende lo que es la vida descubriéndola paso a paso, de forma bien articulada, no sólo acaba sabiendo qué ha de hacer para desarrollarse plenamente como persona sino que está bien dispuesto para transmitir ese conocimiento a otras personas de forma persuasiva y convincente. A veces se dice que no se educa a los jóvenes para ejercer la función de padres. La pedagogía del asombro sería un buen camino para ello.
Este método de formación tiene, como sabemos, un noble abolengo. En la famosa Carta Séptima, Platón se niega a hacer el resumen de su filosofía que le pedía Dionisio, tirano de Siracusa, porque, a su entender, el conocimiento filosófico no se obtiene acumulando saberes recibidos de fuera, por significativos que sean, sino adentrándose en el análisis profundo de la vida. Te sumerges durante un tiempo en una cuestión, y, después de bracear largamente con las ideas, surge, como por un relámpago, una luz que ilumina tu mente. Esa luz es la filosofía. (Cartas, VII, 314 c, 341 c,d).
En esta misma línea, el gran filósofo alemán J.A. Fichte indica al lector de una de sus obras que procure descubrir por sí mismo lo que él le dé a conocer. De lo contrario, se quedará fuera del mensaje recibido: “Todo lo que se puede hacer por ti es guiarte para que encuentres la verdad, y a esa dirección se reduce lo que una enseñanza filosófica puede aportar. Pero siempre se presupone que es eso hacia lo que el otro te conduce lo poseas de veras interiormente tú mismo, y lo mires y lo contemples. De no hacerlo, oirás narrar una experiencia ajena, de ningún modo la tuya”.
Si no vibramos personalmente con las realidades que vamos descubriendo – por iniciativa propia o porque alguien nos guía hacia ellas -, no nos haremos cargo de la grandeza que albergan, no sentiremos la íntima emoción que produce lo valioso y no convertiremos el saber en un principio de excelencia personal. En verdad, como bien advirtió Aristóteles, la admiración es el principio de la sabiduría."

ALFONSO LÓPEZ QUINTÁS
De la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

zaqueo dijo...

¿Pero es un acto de autodonación al otro?
¿Y qué significa darse totalmente a otro? dar la totalidad del ser implica entregarse con proyección de futuro: entregar la persona es entregar toda la biografía, toda la vida futura. Es hacerse del otro para siempre, mientras ambos vivan.
Darse a otra persona para toda la vida es un acto de libertad, probablemente el más sublime y soberano que pueda realizar una persona. Es ser LIBRE con mayúsculas.

Querer amar como decisión de la voluntad libre... ese es el amor duradero al que aspira íntimamente nuestro corazón. Sólo ese amor tiene voz para decir para siempre.

mrswells dijo...

Alfonso, que te ha dado? La verdad a mi la noticia que pones me hizo reir, despues de reirme un rato me di cuenta de que habia cierta desesoeración en mi risa, y casi la torno en llanto, pues me di cuenta de que era un tema serio, una realidad, como cuando el hombre del planeta de los simios encuentra la mano de la estatua de la libertad asomando en la arena de una playa y se pone a gemir de dolor..

En el pueblo donde yo vivo una vecina trabaja para una firma que se dedica a sistemas de comunicación para que uno que este a miles de distancia de 'su casa' no tenga que preocuparse de si se le pudre la comida en el refrigerador, pues una maquina conectada nosedonde reconoce el olor y le mandas un mail..la misma maquina puede darle de copmer al gato durante dias o avisar de si aparece una gotera..Cuando leia el folleto aprecie una linea que me dejo petrificada: un aparato muy util para monitorizar a ancianos que viven solos!!!!!!!!.Es que no se dan cuenta que el problema esta en la palabra "solos"?
Todas estas noticias me hacen sentir verdadera culpabilidad por vivir aKNs de distancia de mi familia de España, que mis hijos se relacionen con los abuelos por telefono etc..

de momento me voy a llevar a mi familia de camping a dormir todos apretados en una tienda de campaña para dos personas..para rebelarme contra la tendencia "guante" ALA!

Rocky Marciano dijo...

Supongo que el autor se refiere, efectivamente, a una novela de Asimov, El sol desnudo, publicada originalmente en inglés como The naked sun (enlaces de Wikipedia).

Arthur C. Clarke tiene una divertida colección de relatos cortos, Cuentos de la Taberna del Ciervo Blanco (Tales of the White Hart, 1957), en la que una serie de científicos y escritores se reúnen para intercambiar historias.

En el episodio Patente en trámite (Patent Pending), el tema de la masturbación tecnológica se plantea con total crudeza, pero desarrollado de forma irónica y elíptica. Harry Purvis habla a sus contertulios de un invento revolucionario que permite grabar las ondas cerebrales y reproducirlas, causando las mismas sensaciones que el sujeto experimentó cuando se grabaron.

Georges Dupin, que pretendía explotar el invento, había convocado al mejor gastrónomo de Francia y comprobado que él, ayudante de laboratorio, podía disfrutar las sensaciones de un connoisseur, "Porque la grabación recogía únicamente las emociones; la inteligencia no contaba para nada. El barón había necesitado toda una vida de entrenamiento y aprendizaje para experimentar aquellas sensaciones. Pero una vez recogidas en cinta magnética, cualquiera podría aprovecharlas, aun careciendo totalmente de sentido del gusto".

El interés comercial del invento era evidente y con múltiples posibilidades sensoriales: "Dio vueltas al asunto durante varios días,al cabo de los cuales fue a ver a su petite dame.
«Yvonne, ma cherie», dijo, «tengo que pedirte algo un tanto extraño...»".

Puesto que la grabación "no podía distinguirse de la realidad [...], comprendió que a partir de entonces podría prescindir de Yvonne si así lo deseaba". De hecho, comenzó a prescindir de su amante cuando contrató a una prostitua de lujo y su novio para grabar sus performances:

"Había utilizado las grabaciones demasiadas veces, con resultados un tanto debilitantes. Además, la pobre Yvonne no podía compararse con Susette, tan experta y habilidosa [...] Todo lo que Yvonne sabía es que Georges estaba enamorado de otra. Y era verdad. Sospechaba que le había sido infiel. Pero eso invita a analizar cuestiones demasiado filosóficas que no podemos tratar aquí".

Despechada, Ivonne asesinó al emprendedor George, pero el inimitable Harry Purvis asegura que los socios capitalistas de la Societé Anonyme d'Aphrodite esperan poder comercializar el invento:

"Levantó su vaso.
—Por Georges Dupin —dijo con solemnidad—. Mártir por la ciencia.Recordadle cuando empiecen los fuegos artificiales. Y otra cosa...
—¿Qué? —preguntamos todos.
—Será mejor que empecéis a ahorrar ya, y que vendáis vuestros televisores antes de que se deprecie su valor".

Para quien pretende satisfacciones, tener y no ser, un caro televisor de 1957 pierde su valor ante el fabuloso invento. En 2009, ¿a qué bienes tangibles renunciarían muchos por la realidad virtual? ¿Estamos anclados en la realidad real? ¿O hemos perdido el temor de Dios, que es el principio de la sabiduría (Sal.110,10)?

Alfonso Gª. Nuño dijo...

Rocky, eres un fuera de serie dentro y fuera del cuadrilátero.

Mrs. Wells, ¿que qué me ha dado? Pues a mí también una profunda tristeza. En los sucesos, se suceden unos hechos a otros, pero lo que acontece somos nosotros mismos, con ellos nos vamos haciendo. Todas las noticias nos dicen como sociedad, pero hay algunas que son un espejo más nítido. En ésta, se ve una sociedad muy enferma. Tu "solos" es contundente.

En el Génesis, desde el cap. 3 hasta el 11, con una serie de relatos, el autor sagrado hace una impresionante reflexión sobre lo que es el pecado. Una de las dominantes es la dispersión y desunión. Da la impresión, con los elementos visuales, especialmente de la Torre de Babel, como si los hombres, al alejarse de su centro, que es Dios, se fueran separando cada vez más. Aunque el ángulo sea el mismo, la distancia aumenta entre los radios conforme se distancian del centro.

Solución. Volver al centro, que no está lejos. Sta. Teresa diría que está en la morada más interior del castillo.

A disfrutar de la tienda de campaña.